CUIDADOS DESPUÉS DE UN PARTO » Como te debes cuidar después de tener a tu bebe

Cuidados 26051 Visitas

Parto:

A medida que el nacimiento del bebé se acerca, a la madre cada vez le inquieta más pensar cómo será el parto. Aunque cada alumbramiento es diferente, desde un punto de vista médico, todos pasan por tres fases: dilatación, expulsivo y alumbramiento. Conocer cómo se desarrolla el trabajo del parto, puede ayudar a afrontarlo con más serenidad.

Desde un punto de vista clínico, un parto tiene tres fases: la dilatación, el expulsivo y el alumbramiento. La dilatación se corresponde a lo que comúnmente se llama también trabajo de parto, todo el proceso de las contracciones, dilatación del cuello del útero y el descenso del feto por el canal del parto. El expulsivo es la parte final del parto, y el alumbramiento corresponde a la salida de la placenta.

A pesar de que el parto es todo el proceso desde su inicio hasta la expulsión de la placenta, en ocasiones se habla de “trabajo de parto” para definir lo que técnicamente se conoce como dilatación, y de “parto” para la salida del feto propiamente dicha.

Seguro que has oído acerca de partos que “han durado días”. En realidad, existe una fase previa al proceso de parto, técnicamente conocida como “pródromos de parto”, en la que estrictamente el parto no se ha iniciado, pero que puede ser de gran duración y muy molesta en algunos casos.

Cuidados de la madre después del parto:

El periodo que sigue al parto se denomina puerperio o cuarentena y en él es conveniente seguir unas recomendaciones para el cuidado general y para cuidar el periné y los pechos. Así mismo, hay casos en los que es necesario que consultes con tu ginecólogo.

El puerperio o cuarentena es el periodo de recuperación que tiene toda mujer después del parto (vaginal o cesárea). Se produce aquí una recuperación del útero y una adaptación del organismo a esta nueva situación.

Durante el mismo, al principio mancharás como una regla, y progresivamente esa secreción irá disminuyendo y cambiando de color, pasando por colores similares al rojo, marrón y amarillo. Esta situación tiene una duración variable según cada mujer aunque lo normal es que dure entre 20 y 40 días. Al principio se mancha como con la regla, progresivamente esa secreción va disminuyendo y cambiando de color, pasando por colores similares al rojo, marrón y amarillo.

El puerperio o cuarentena es el periodo de recuperación que tiene toda mujer después del parto (vaginal o cesárea). Se produce aquí una recuperación del útero y una adaptación del organismo a esta nueva situación.

Durante el mismo, al principio mancharás como una regla, y progresivamente esa secreción irá disminuyendo y cambiando de color, pasando por colores similares al rojo, marrón y amarillo. Esta situación tiene una duración variable según cada mujer aunque lo normal es que dure entre 20 y 40 días. Al principio se mancha como con la regla, progresivamente esa secreción va disminuyendo y cambiando de color, pasando por colores similares al rojo, marrón y amarillo.

Cuidados del periné después de tener a tu bebe:

Cuida la postura que adoptes, ya sea de pie, sentada, amamantando. Es recomendable la crianza biológica (que entre otras cosas incluye dar el pecho reclinada) para no hacer presión sobre el periné. Evita en lo posible cargar peso de pie (como, por ejemplo, cargar al bebe). No realices abdominales hipopresivos bajo ningún concepto, porque aumentan la presión dentro del abdomen, lo que va en contra de tu suelo pélvico. Toma medidas contra el estreñimiento en el posparto, como alimentos ricos en fibra y aporte de líquidos.

La matrona valorará la sensibilidad del tu periné y si sientes dolor en la zona. Conviene que te mires con un espejo y toques el periné lo antes posible, para integrar el suelo pélvico a tu esquema corporal. Como cuidados específicos pelviperineales, cuando hay inestabilidad pélvica -que se produce debido a una hormona que se segrega en el embarazo, la relaxina- algunos fisioterapeutas recomiendan una cincha o faja sacroiliaca, sobre todo la primera semana. Pero debes evitar las fajas abdominales posparto, salvo indicación en casos muy concretos. Su uso aumentaría la presión en el abdomen y como consecuencia hacia el periné.

Puedes comenzar la actividad perineal de forma gradual según el dolor. Si hay suturas perineales, sigue las recomendaciones sobre autocuidados que te indicará tu matrona. Mantén una higiene adecuada pero no un lavado excesivo. Convendrá que la zona esté aireada pero, no utilices secadores. Toma medidas para evitar el estreñimiento. No te sientes sobre flotadores.

Si aún no has mirado tu periné, conviene que lo hagas. Esto te ayudará a reintegrarlo a tu esquema corporal; y si hay cicatriz, a reconciliarte con ella. Puedes iniciar los ejercicios de suelo pélvico, los ejercicios de Kegel, siempre que los hayas sabido hacer antes del parto. Sigue siendo recomendable la lactancia materna, que además de todos sus beneficios para madre e hijo, evita hacer presión sobre el periné. Cuando estés de pie, procura estar en movimiento (balanceo, como acunando al bebe). No utilices faja abdominal.

Cuidados del pecho después del parto:

Es durante este periodo cuando los senos pueden aumentar de peso (hay muchas diferencias entre mujeres) y cuanto más grandes sean más probabilidades tienen de «descolgarse», ya que los pechos no cuentan con ningún músculo y tampoco con una sólida fijación al tórax. He aquí los consejos de cuidados para el pecho:

Mantener la zona de los pechos (hasta el cuello) hidratada va a dar tonicidad y evitar que los músculos se. Distiendan, la zona se estire y favorece que el pecho se sujete naturalmente. Durante la lactancia, cuida que la crema no tenga olor para que no moleste al bebé y límpiate antes de. Dar de mamar. El sujetador también es importante, ha de adaptarse a nuestra talla durante el embarazo y la lactancia, ser firmes, de tirantes anchos, que mantengan los pechos en su posición natural sin desplazarlos, comprimirlos o dejar marcas en hombros y espalda.

La postura ha de ser correcta: evitemos estar encorvadas, hay que mantener la espalda recta. Adelgazar rápidamente también puede provocar la caída del pecho, por lo que la recuperación del peso ha de ser gradual. Además, no queremos poner en riesgo nuestra salud, y si hemos de perder algunos kilos, ha de hacerse poco a poco.

La natación ayudará a mantener los músculos fuertes, ya que interviene la zona pectoral. Es importante realizar ejercicios isométricos en los que intervienen los músculos pectorales. Vemos algunos en el siguiente apartado.

Cambios en el cuerpo después del parto:

Pérdida de pelo: unas semanas después del parto, notarás que empiezas a perder grandes cantidades de pelo. El motivo es interesante: una persona pierde de media unos 100 cabellos al día, pero durante el embarazo se caen muchos menos.Así, tras el parto el cuerpo tiene que «compensar» y perderá pelo extra durante los primeros seis meses. Pero no te preocupes: pronto volverá a su ciclo normal.

Cambios en el pecho: no te asustes, pero también es esperable que tu pecho se enrojezca, inflame y te duela. Una vez esta inflamación disminuye en unos tres o cuatro días (o hasta que termines la lactancia materna), tu pecho probablemente comenzará a ceder como consecuencia de la piel estirada. También es común experimentar «fugas de leche» durante las primeras semanas, incluso si has decidido no dar el pecho a tu hijo. También terminara, tranquila.

Cambios en la barriga: justo después de dar a luz notarás que tu útero sigue siendo pesado y redondo y que incluso te duele. También verás que aparecen estrías en la barriga (tranquila, su color se acaba diluyendo) y es normal que el abdomen. Se quede más flácido después del parto, aunque esto lo puedes solucionar con yoga y algunos abdominales para volver a. Su estado habitual (o cercano a él),además de la faja postparto, de la que existen diferentes tipos.

Dolor de espalda: llevará algún tiempo que los músculos del abdomen vuelvan a «ser fuertes»,por lo que tu cuerpo cargará el peso sobre los músculos de la espalda y es normal que experimentes dolor. Además, las nuevas mamás suelen sufrir dolores de espalda debido a malas posturas durante el embarazo. Todo esto desaparecerá en unas semanas si haces ejercicios prescritos por el médico.

Incontinencia: mientras el bebé está en la barriga, presiona sobre la vejiga y eso hace que no vayas tanto al baño. Sin embargo, esta presión durante el parto puede hacer que te cueste ir al baño después del parto. Las nuevas mamás, además, suelen sufrir de incontinencia e incluso infección.

Compartir

Comentarios