Como aliviar los CÓLICOS por POSTPARTO

Parto 9112 Visitas

Cólicos postparto

Muchas mujeres sienten un dolor o cólicos en el abdomen bajo similares al dolor que se siente durante la menstruación por uno o dos días temprano en el embarazo. Esto generalmente ocurre alrededor del tiempo que el embrión se adhiere a la pared del útero.

Estas contracciones ablandan y adelgazan el cuello uterino (la abertura hacia el útero, por la cual el bebé pasa durante el nacimiento). Estas contracciones suelen aumentar en las semanas antes de su fecha prevista de parto. Con las contracciones Braxton-Hicks:

Usted puede sentir endurecimiento de los músculos del útero a intervalos irregulares o una sensación de apretamiento en la parte baja del abdomen o ingle.

A veces usted no se dará cuenta de las contracciones, sentirá solamente un endurecimiento sin dolor. En otras ocasiones, las contracciones pueden ser fuertes o dolorosas.

Pueden ir y venir de forma imprevisible y suelen aparecer en la tarde o en la noche. Son más comunes cuando las mujeres están cansadas o han hecho muchas actividades físicas durante el día.

Resultado de imagen para Cólicos por Parto.

Contracciones de parto

La mayoría de los embarazos duran entre 39 y 41 semanas. Su fecha prevista de parto es calculada como 40 semanas después del primer día de su última menstruación. Las contracciones de parto indican el comienzo del mismo. Estas contracciones ocurren a intervalos regulares y ocurren, por lo general, desde la espalda hasta la parte baja del abdomen. Duran entre 30 a 70 segundos y son más fuertes y ocurren con más frecuencia a medida que pasa el tiempo. Para algunas mujeres, no hay una señal de antemano de que el parto está cerca. Otras mujeres sienten cólicos, contracciones e incomodidad unas semanas antes del parto.

Imagen relacionada

¿Dolor de vientre después del parto?

Denominamos puerperio a las primeras seis semanas después del parto. El período puerperal es una etapa de grandes cambios en nuestros cuerpos, pues todos los órganos involucrados en el embarazo y el parto regresan a su estado anterior. Por esta razón, requiere de algunos cuidados y vigilancia, pues pueden surgir algunos inconvenientes.

Fiebre de 39°C o más: puede estar indicando infección en la zona de la episiotomía o de la cesárea, como también una mastitis (infección en uno o ambos senos). Consulta al médico si la fiebre es de 39ºC o más y si persiste por más de 24 horas. Es habitual padecer fiebre con la bajada de la leche, pero nunca dura más de 24 horas.

Sangrado vaginal más intenso del que vienes experimentando: consulta inmediatamente si la hemorragia es intensa, si percibes en ella un olor fétido o si los coágulos son de gran tamaño. Las hemorragias son normales después del tercer o cuarto día posteriores al parto; en un comienzo el sangrado es rojo intenso para ir cambiando de color hasta desaparecer alrededor del mes.

Dolores intensos en el bajo vientre: consulta al médico si los dolores en la zona abdominal son persisten luego de los 5 días posteriores al parto. El dolor en el bajo vientre es normal, pues el útero está reacomodándose y volviendo a su tamaño natural, pero si el dolor es intenso puede estar indicando que la placenta no se ha expulsado en su totalidad. Consulta también si hay enrojecimiento de la herida de la cesárea o dolor anormal en el sitio de la episiotomía.

Imagen relacionada

Dolor de huesos después del parto.

Por fin, su bebé ya está aquí y usted está emocionada, pero también se siente agotada, dolorida, dominada por un torbellino de emociones y preguntándose si alguna vez podrá volver a ponerse sus pantalones. Las clases de preparación para el parto le ayudaron a prepararse para dar a luz, ¡pero no para todo lo que venía después!

Resultado de imagen para Cólicos por Parto.

Dolores que puedes sufrir después del parto.

Pechos sensibles y dolorosos al tacto. Cuando le suba la leche, es posible que tenga los pechos tan congestionados que le duelan durante varios días seguidos, y es posible que también le molesten o le duelan los pezones.

Estreñimiento. Después de dar a luz, es posible que tarde varios días en ir de vientre y que unas hemorroides sensibles, la cicatriz de la episiotomía y/o los músculos perineales doloridos hagan que la defecación le resulte dolorosa.

Episiotomía. Si se le desgarró el perineo (el área de piel comprendida entre la vagina y el ano) o bien se lo cortó el médico durante el parto, los puntos pueden hacer que le resulta doloroso caminar o sentarse hasta que cicatricen. Los puntos también le pueden doler al toser o estornudar durante el proceso de curación.

Sofocos y escalofríos. La adaptación de su cuerpo a las nuevas concentraciones hormonales y a los nuevos niveles de flujo sanguíneo puede causar estragos en su termostato interno.

Incontinencia urinaria y/o fecal. La distensión de los músculos durante el parto puede hacer que se le escape un poco de orina (o pis) al toser, reír o hacer esfuerzos, así como dificultar el control de la defecación, sobre todo si tuvo un parto vaginal largo.

Entuertos. Después de dar a luz, su útero se seguirá contrayendo durante unos pocos días. Notará más las contracciones mientras amamante al bebé o si toma medicamentos para reducir el sangrado vaginal.

Peso. Después de dar a luz, probablemente pesará unas 12 a 13 libras (entre 5 y 6 Kg) (el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico) menos de lo que pesaba al final del embarazo. Su peso adicional en agua irá descendiendo durante la primera semana a medida que su cuerpo vaya recuperando su equilibrio.

Imagen relacionada

Lactancia materna.

Usted necesita dormir mucho, beber abundantes líquidos y alimentarse bien, sobre todo si está amantando a su bebé. Una forma sencilla de asegurarse de que bebe lo suficiente cosiste en tomarse un vaso de agua cada vez que amamante al bebé. Por lo menos hasta que su producción de leche esté bien establecida, evite la cafeína, que provoca pérdida de fluidos a través de la orina y a veces hace que los bebés estén inquietos y demasiado alertas.

Si tiene algún problema relacionado con la lactancia, hable con su médico, comadrona o especialista en lactancia. El especialista en lactancia del hospital o de la clínica donde haya dado a luz le puede ayudar a resolver cualquier problema de lactancia. Si se le congestionan los pechos debido a la obstrucción de los conductos mamarios, puede aliviar el dolor haciéndose masajes en los senos, amamantando al bebé con frecuencia y después de darse una ducha caliente y aplicándose compresas húmedas y tibias varias veces al día.

Resultado de imagen para Cólicos por Parto.

Congestión mamaria.

La congestión mamaria mejorará una vez establezca un patrón regular de lactancia o, en el caso de que usted decida no dar el pecho a su bebé, cuando su cuerpo deje de fabricar leche, generalmente al cabo de pocos días.

Ejercicio físico

Vuelva a hacer ejercicio en cuanto reciba el visto bueno de su médico para recuperar la fuerza y la figura que tenía antes del embarazo, aumentar su nivel de energía y la sensación de bienestar, así como para reducir el estreñimiento. Empiece despacio y vaya aumentando la intensidad de forma gradual. Caminar y nadar son dos opciones excelentes.Imagen relacionada

 

Compartir

Comentarios