¿Que debe comer una mujer embarazada?

Cuidados 24578 Visitas

Una mujer embarazada come el doble:.

Es una creencia muy extendida, del todo errónea y falsa. Lo cierto es que durante el embarazo una mujer debe observar una buena nutrición para dos personas, puesto que el bebé que crece obtiene todo su alimento de la madre a través del cordón umbilical. Si la madre tiene carencia de algunas vitaminas y nutrientes, su bebé también padecerá esa carencia.. Si una mujer ha tenido problemas para mantener su peso estable antes del embarazo, puede hacer un plan nutricional con la ayuda del su médico y/o de su matrona.

Pero hablábamos de alimentación en el embarazo. La verdad es que si llevas una dieta sana y tienes hábitos saludables, practicas algo de deporte y mantienes una vida activa son pocos los cambios que tendrás que realizar, salvo prescripción médica por algún tipo de complicación derivada del embarazo que tampoco tiene por qué darse.

Las calorías de más que pueden ser ingeridas. Es necesario que sean a través de productos vegetales. De manera que conviene limitar todos aquellos alimentos procesados ricos en azúcares simples y grasas, ya sea porque se trata de alimentos con grasas poco saludables o porque nos producen digestiones muy pesadas, como por ejemplo bollería industrial, salchichas.

¿Cuanta energía necesita una mujer embarazada?

Siempre se recomienda incrementar las calorías en la dieta de la embarazada. Sobre todo los últimos meses para garantizar una adecuada gestación. Sin embargo, un estudio reciente muestra que las embarazadas almacenan más energía, lo cual podría indicar que no necesitan comer por. Dos.

Aunque literalmente no necesitan comer por dos. Tampoco sería imprescindible que las futuras madres consuman más calorías, pues según se ha concluido en esta investigación. Aun cuando no se incrementa la ingesta de energía, las embarazadas logran compensar el mayor gasto metabólico e incrementar el peso y la grasa corporal. Adecuadamente durante la. Gestación.

Es decir, se cree que cambios en el metabolismo que estimulan las vías anabólicas y también, modificaciones en la flora intestinal de la mujer embarazada, permiten. Aprovechar al máximo las calorías que se consumen. Siendo prácticamente inservible la ingesta de mayor cantidad de. Energía cada día.

Dado que la ganancia de peso adecuada y el incremento de grasa en el organismo es necesaria para una correcta gestación, pero que los excesos de peso y la obesidad durante el embarazo pueden ocasionar riesgos y. Complicaciones, este estudio. Podría estar indicando un análisis de las recomendaciones actuales de incrementar, aunque sea un poco, la ingesta de alimentos y. Calorías durante la gestación.

Tener una dieta equilibrada:

La frase «»comer por dos»» no significa poner el doble de comida en tu plato. En su lugar, la idea dos veces bien. ¿No estás segura sobre qué incluir en tu dieta cuando estás embarazada? Nosotros te lo diremos.

Huevos. Repletos de proteínas y vitaminas D y B12, estas fuentes nutricionales son fáciles y rápidas de preparar. Puedes prepararlos revueltos o sobre arroz frito.

Productos lácteos. La leche con bajo contenido graso, queso y yogur son fuentes deliciosas de calcio. Prueba tomar leche varias veces al día, e incluya una porción de yogur o queso (hechos con leche pasteurizada).

Nueces. Puedes llevarlas en el bolso, y no tienen fecha de vencimiento. Las nueces y la mantequilla de nuez son perfectas como refrigerios y excelentes fuentes de proteínas y grasas saludables, los cuales pueden ayudar en el desarrollo de tu bebé. Las almendras, los cacahuates y las nueces son una buena elección.

Frutas. Ya sea fresca, congelada o enlatada, la fruta es un producto con alto contenido de vitaminas y fibras, clave en la dieta de una embarazada ya que puede ayudar a prevenir el estreñimiento. Lee las etiquetas de la fruta enlatada atentamente. Debes preferir la fruta que está repleta de agua en lugar de jarabe.

Hierro. Necesitarás mucho hierro durante el Embarazo para mantener tu energía y combatir la anemia. Debes ingerir carnes magras, cereales fortificados y espinaca. La espinaca congelada es especialmente asequible y fácil de preparar. Puedes mezclarla en cazuelas o con salsa para pastas.

Si estás embarazada, debes pensar en el desarrollo de tu bebé en todo momento. Mejorar tu dieta durante el Embarazo es una forma fácil de mejorar la salud de tu bebé. Comunícate con tu médico, realiza compras adecuadas e intenta evitar la ingesta de comidas procesadas cada vez que puedas.

Comer de forma frecuente:

Si las náuseas, el rechazo que quizás sientes por ciertos alimentos, la acidez o la indigestión te están quitando las ganas de comer, intenta comer de cinco a seis comidas ligeras, en vez de tres grandes.

A medida que avanza tu embarazo, tu bebé comprimirá tu estómago y otros órganos del aparato digestivo, y tendrás menos espacio para comidas grandes.

Si tienes ataques de hambre fuera de los horarios normales de comida, aprovecha y come. Una buena forma de obtener los nutrientes que necesitas durante el embarazo es comer cuando te apetezca y en horarios que funcionen para ti.

Está bien si comes botanas entre comidas, solo asegúrate de que sean lo más saludables posible. Recuerda que es muy recomendable que limites la comida chatarra, porque tiene muchas calorías, pero pocas de las vitaminas y minerales que necesita tu bebé.

¿Que puede comer una mujer embarazada?

> Alimentos grasos recomendados: Aceites de oliva, y aceites de Girasol, frutos secos, carnes magras y pescados blancos, yema de huevo y aguacate.

> Alimentos grasos a limitar: Pescados azules, bollería industrial, postres lácteos, embutidos, fiambres y patés.

> Fibra: Durante el embarazo se recomienda que el aporte de fibra no se descuide ya que los episodios de estreñimiento son frecuentes. Verduras, hortalizas, tubérculos y frutas deben estar presentes en la alimentación de la embarazada.

> Proteínas: En España la ingesta de proteínas están aumentadas de por sí con nuestra dieta habitual. Este dato no es específico de mujeres embarazadas, si no de todas la población. Por eso, no es necesario hacer consideraciones dietéticas al respecto. Tan sólo recordar que las proteínas las encontramos en los huevos, carnes, pescados y legumbres y mas.

Lo que debes evitar durante el embarazo:

Bebidas estimulantes ( café, té, infusiones, bebidas energéticas y refrescos…) ya que se asocian con efectos perjudiciales. Evitar en la medida de lo posible (si podemos reducirlo a cero mucho mejor)

Tabaco: no deberíamos fumar ni siquiera sin estar en estado, por sus diversos efectos perjudiciales. Como ex-fumador puedo decir que no es nada fácil, pero no es imposible. Debemos recordarnos siempre a nosotros mismos que un cigarro menos al día es una batalla ganada y cuantas más batallas ganemos más cerca estaremos de ganar la guerra.

Alcohol: sus efectos adversos sobre el embarazo están más que probados.

Bollería industrial, chucherías y productos azucarados: solo aportan calorías vacías, con nutrientes de muy baja o nula calidad. Son esos «falsos premios» que nos damos y que al final terminan minando nuestra dieta.

Embutidos y fiambres: debemos evitarlos siempre, no solo por su alto contenido en grasas, sino porque pueden contener toxoplasmosis.

Compartir

Comentarios